Planes de Autoprotección de centros, establecimientos y dependencias dedicados a actividades que puedan dar origen a situaciones de emergencia.

 

Un plan de autoprotección  implica la definición de una estructura jerarquizada para situaciones de emergencia.  En él se  define cuál es la estructura de actuación ante una situación de emergencia, se analizan las posibles situaciones que pueden desencadenar de emergencia, y se define las acciones que se deben planificar cuando se desencadena una emergencia.

 Planes-de-emergencia-y-autoproteccion_600_200

 

¿Cuándo se precisa elaborar e implantar un Plan de Autoprotección?

En el Anexo I del Real decreto 393/2007, por el que se aprueba la Norma Básica de Autoprotección, encontramos las actividades  que son objeto de aplicación de esa norma.  Siempre hay que tener en cuenta la legislación local y autonómica, que puede ampliar los supuestos en los que es necesario elaborar un plan de autoprotección.

Implantar un Plan de Autoprotección supone mucho más que tener, en un lugar privilegiado del centro, un documento bien encuadernado y con abundantes planos.

Implantar el Plan de Autoprotección significa que todas y cada una de las personas que se encuentran en el centro de trabajo, ya sean trabajadores del propio centro, trabajadores de contratas, visitas, etc. saben qué hacer cuando se produce una situación de emergencia y, además, se encuentran entrenados para hacerlo de la forma más rápida y eficaz posible.

 

¿Quién lo redacta?

El Plan de Autoprotección habrá de estar redactado y firmado por técnico competente capacitado para dictaminar sobre aquellos aspectos relacionados con la autoprotección frente a los riesgos a los que esté sujeta la actividad, y suscrito igualmente por el titular de la actividad, si es una persona física, o por persona que le represente si es una persona jurídica.

 

¿NECESIDAD DE REGISTRO?

El real decreto 393/2007 establece en su artículo 5 que los planes de autoprotección deberán inscribirse en un registro administrativo en el que se incluyan los principales datos.

 

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES DE UN PLAN DE EMERGENCIAS

  • Básico: Debe posibilitar de forma sencilla la respuesta inmediata ante cualquier situación de emergencia.
  • Flexible: Debe ser adaptado de forma continua a las situaciones del centro.
  • Conocido: En todo momento todo trabajador que realice sus tareas en el centro debe conocer el plan de emergencias y su contenido.
  • Ejercitado: Se deben realizar simulacros parciales o totales periódicamente.
  • Vivo: Debe ser actualizado periódicamente, incorporando los cambios y modificaciones que se vayan produciendo en el transcurso del tiempo (cambios de personal, nuevas instalaciones, nuevos medios de extinción de incendios, etc.).